dxrXBvTUKWUH8O5PdiRj.jpg

Matan a joven y escriben "es gay" con su sangre en las paredes

Por: Administración
2019-02-15 16:02:28
196

Assil Belalta, un joven de Argel, Argelia, fue asesinado el pasado 10 de febrero en su habitación en la villa universitaria del municipio Ben Aknoum.

Cuando las autoridades llegaron, encontraron el cuerpo del sujeto de 21 años con una herida en la garganta, mientras que en las paredes se encontraba escrito con su sangre el mensaje "es gay". 

Según las investigaciones, el día en que se cometió el asesinato, dos personas lo habían seguido hasta su habitación. Ya ahí, ingresaron por la fuerza, le lastimaron la garganta con un objeto punzocortante y posteriormente lo asesinaron. 

Alouen, organización en pro de los derechos de personas LGBTTTI, en Argelia, calificó el asesinato como un crimen de odio debido a la orientación sexual de víctima, un estudiante de medicina abiertamente bisexual. 

“La homofobia institucional y estatal se trivializa. Y la incitación al odio contra las minorías sexuales en Argelia se convierte en una moneda común para hacer ruido y verter el populismo", dijo la organización.

"Los políticos y algunos medios de comunicación homofóbicos son los verdaderos culpables de este crimen homofóbico que sacudió la ciudad universitaria ayer”.

El crimen tuvo lugar dos semanas después de que el presidente del Sindicato de Magistrados Argelinos, M Laîdouni, dijo que las asociaciones defensoras de los derechos LGBTTTI que piden al gobierno la despenalización de la homosexualidad han “pisoteando los valores y fundamentos del pueblo argelino”.

El año pasado, el primer ministro de Argelia, Ahmed Ouyahia, se mostró en contra del reconocimiento de los derechos de las personas LGBTTTI.

“Argelia es una sociedad que fiel a sus tradiciones que no está atrapada en una corriente universal de evolución”, dijo entonces.  Actualmente, la homosexualidad se encuentra penalizada en la ley, de modo que las relaciones entre personas del mismo sexo pueden recibir multas o ser condenadas a pasar hasta tres años de prisión.  Simultáneamente, no existe legislación alguna para combatir la discriminación por motivos de orientación sexual. 

Fuente: Milenio