UDEMm8A9qZmHJMpll2FB.jpg

Eugenio Derbez pide hacer cine mexicano de calidad

Por: Administración
2019-04-22 16:16:35
67

NOTIMEX.- Para Eugenio Derbez es necesario que se reforme la Ley Federal de Cinematografía para ampliar los tiempos del cine nacional en las pantallas, pero dijo que no se debe perder de vista que los creadores tienen que comprometerse con la calidad de las películas para que los espectadores vayan a verlas. 

En entrevista a propósito del estreno de la película Complot Mongol, el actor, productor y cineasta mexicano agregó que para que exista industria debe haber “una combinación entre una muy buena película de arte y una historia que pueda ser comercial”, a fin de lograr atraer espectadores y cubrir los tiempos de pantalla.

“Es cierto que hay que pelear más tiempos de pantalla, pero con buenas historias. Yo que estoy trabajando también en Estados Unidos y me toca estrenar en México, y ahorita entiendo la problemática: 'Va a salir Complot Mongol y a la siguiente semana Avengers, entonces es muy posible que si hay demasiada demanda de boletos, nos saquen de las pantallas y eso no es justo, porque no podemos competir contra un monstruo que trae esa cantidad de publicidad atrás”, expuso.

Visiblemente contrariado por la situación que enfrenta el cine mexicano en su propio territorio, Derbez sostuvo: “Yo creo que sí hay que regular la ley para que le den la oportunidad, por lo menos, a las buenas películas de cine mexicano. Debería haber una legislación (…) ¿Qué está faltando para que se legisle?, es una buena pregunta”.

Derbez conquistó el mercado internacional con No se aceptan devoluciones, comedia que se convirtió en la película en español más vista en la historia en Estados Unidos. A este éxito taquillero le siguieron, entre otros, Cómo ser un Latin Lover, Hombre al agua, El Grinch y Dora, la exploradora (aún sin estrenarse). Todas ellas con historias conmovedoras que han conquistado la taquilla de México y el mundo entero, pues de acuerdo con el cineasta Sebastián del Amo, “Eugenio no se ha quedado con las ganas de exhibir su trabajo en Estados Unidos, Latinoamérica y llevárselo a los hispanohablantes que viven en Europa”. “

Eugenio Derbez es un ejemplo de cómo con el mercado local te puedes ir a la Luna y que el cine mexicano no sólo puede ser autosustentable, sino también un negocio, y prueba de ello es su cine”, añadió el director de Complot Mongol, cinta que se estrenó el viernes en mil pantallas de México.

Sobre su personaje en El Complot Mongol, el intérprete del "Lonje Moco" aseguró que esta película es justo el ejemplo de cómo se puede “complacer tanto a los espectadores que son muy exigentes, como a quienes quieren ver una comedia para irse a divertir”.

En la cinta, el actor da vida a Rosendo de Valle, un político que representa lo oscuro de la esfera del poder: la traición y el deseo a toda costa por conseguir una candidatura. Al respecto, comentó: “Cuando estábamos buscando cómo interpretar el personaje, me di cuenta de que la política no ha cambiado mucho en México”.

Y es que la cinta está ambientada en la década de los 60. “Es muy triste porque deberíamos decir: 'Te acuerdas cuando los políticos eran así, corruptos y demás, pero desgraciadamente no han cambiado y la clase política es prácticamente la misma, claro que hay sus excepciones, pero no hay mucha evolución”, expresó con total desenvoltura.

Tras reconocerse como el villano de la película, Eugenio afirmó que el México de los 60 tiene grandes similitudes con el actual. Todo es cíclico, pero lo que está más atorado es la clase política, que representa la oscuridad en esta película.

Basada en la novela homónima de Rafael Bernal, Complot Mongol cuenta la historia de cómo detrás de la petición de desmantelar a un grupo de matones que pretenden asesinar al presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, en su próxima visita a México, hay muchos conflictos de intereses en la esfera del poder.

Además de Derbez, actúan Damián Alcázar, Bárbara Mori, Xavier López “Chabelo”, Roberto Sosa, Ari Brickman, Moisés Arizmendi, Hugo Stiglitz, entre otros. 

Fuente: Milenio