AVOMWQ0KCEYkf5xwnByq.jpg

Gobernador de Tamaulipas pide mayor vigilancia en aduanas para combatir tráfico de armas

Por: Administración
2019-08-13 12:38:30
28

Monterrey, NL. El gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, pidió mayor coordinación entre autoridades locales y federales para combatir el tráfico de armas en el país, y poner énfasis en las aduanas porque las armas pasan por aire y por tierra.

Así lo comentó durante la Reunión de 29 mandatarios de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), con el titular de la Fiscalía General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero.

 “No se puede entender la violencia y la operación de los grupos criminales, si en las armas que ellos utilizan y muy especialmente aquellas que son introducidas ilegalmente, no solamente por tierra sino también por aire”, puntualizó.

“Hemos señalado al Fiscal General de la República que se tiene que poner más énfasis en trabajar de la mano con el ejecutivo Federal, especialmente el tema de aduanas, porque estas armas no pasan el río Bravo, pasan por las aduanas de nuestro país, pasan por los aeropuertos internacionales”, enfatizó el mandatario estatal.

Entre los acuerdos tomados durante la reunión, destacan: fortalecer la colaboración y coordinación para los mecanismos de evaluación sobre homicidios, así como un protocolo homologado de actuación con la Guardia Nacional y la creación de la Ley de Justicia Cívica.

Despliegue de Guardia Nacional

Posteriormente, los integrantes de la Comisión Ejecutiva de Seguridad y Justicia de la Conago, a la que pertenece García Cabeza de Vaca, sostuvieron una reunión con los secretarios de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño; el secretario de la Defensa Nacional, General Luis Cresencio Sandoval González; y el secretario de Marina, Almirante José Rafael Ojeda Durán.

Ahí se abordaron los temas sobre el despliegue de la Guardia Nacional, el Modelo Nacional de Policía, la Estrategia Nacional de Prevención de Adicciones y la introducción ilegal de automóviles extranjeros.

Fuente: El Economista