FpbbqhfARStWk4IKRwIp.jpg

En Tamaulipas, gasolineros se niegan a surtir a autoridades por amenazas

Por: Administración
2019-09-10 18:39:49
45

En las calles de Nuevo Lerdo se reforzó la presencia de fuerzas estatales y federales que vigilan la ciudad fronteriza ante la violencia generada por el cártel del noreste. Sin embargo, ninguno de los vehículos de las fuerzas de seguridad ha podido abastecerse de gasolina en alguna de las 19 estaciones de servicio durante la última semana.

El sometimiento del crimen organizado es permanente en esta ciudad fronteriza y aunque los operativos del Grupo de Operaciones Especiales no fueron frenados, las amenazas si tienen en la zozobra a los gasolineros, pues pese la investigación abierta que mantiene la Fiscalía General de la República, hasta ahora, ninguno ha presentado denuncias por miedo a represalias.

Abastecer de gasolina a los vehículos de la Policía Estatal o el Ejército podría exponerlos al riesgo de que les incendien sus estaciones. Lo mismo equivaldría presentar una denuncia contra los criminales que tienen bajo asedio permanente a esta ciudad del noreste de Tamaulipas.

El 16 regimiento de caballería motorizado, perteneciente a la octava zona militar, se ha convertido en la única estación segura para decenas de patrullas que entran y salen por turnos para llenar sus tanques y mantener las labores de vigilancia en las calles de Nuevo Laredo.

Pipas escoltadas por el Ejército ingresan a las instalaciones militares. Hasta ahí llegan decenas de patrullas a llenar sus tanques para vigilar las calles de una ciudad en la circulan cientos de vehículos sin placas, por calles repletas de casas abandonadas por la gente que huyó de la violencia que aquí prevalece.

Apenas el viernes pasado, policías estatales se enfrentaron con integrantes del grupo criminal de La tropa del infierno, brazo armado del cartel del noreste, y abatieron a ocho de ellos, todo en medio de las dificultades logísticas que dejó la negativa de los gasolineros a proporcionarles el servicio.

Las 19 estaciones de servicio pertenecen a nueve grupos, de los cuales dos: Ancira Garza y Servicombustibles Laredo tienen convenio con el gobierno de Tamaulipas. Tras las amenazas directas a ambos, el resto también se negó a dar servicio a las autoridades.

Se buscó al gobierno municipal que encabeza Enrique Rivas, pero el alcalde no se encontraba en Nuevo Laredo y tampoco se brindó información sobre la logística de la Policía Municipal y de Tránsito, ante la negativa a dotar de gasolina a los vehículos oficiales.

Al igual que las autoridades, los responsables de las gasolineras se niegan a hablar de las amenazas recibidas, mientras el gobierno federal asegura que avanza en la solución de este asedio criminal.

Fuente: Liliana Padilla / Milenio