EAc8VDexKo4EvIUj8l3o.jpg

¡Rola el toque, príncipe!

Por: Miguel Perez
2018-02-15 19:24:37
328

En la última semana de enero, uno de los juniors de la política nacional, Enrique De la Madrid, actual secretario de turismo y cuyo nombre se barajeó para ir por la presidencia (puesto que ocupó su tristemente celebre papá), lanzó sin decir “¡agua va!” una declaración a modo de sugerencia que cayó como balde de agua fría a la gris clase política mexicana: legalizar el uso recreativo de la marihuana en zonas turísticas de Baja California Sur y Quintana Roo.

Creo, querido lector, contribuyente y deudor que la declaración de De la Madrid no está tan fumada como parece, la medida sería una forma de atacar de manera distinta el problema de la violencia del narco en lugares que representan importantes ingresos para la hotelería y servicios relacionados que dejan una buena tajada a las arcas gubernamentales.

Pero la ocurrencia del secretario de turismo no le hizo ninguna gracia a su jefe Peñita, mucho menos al titular de la defensa nacional, que le dieron su zape en sendas declaraciones diciendo que la idea era inviable y disparatada, vamos, una mariguanada, por lo que Enriquito “Príncipe” De la Madrid tuvo que decir después que fue una declaración “a titulo personal” (como si eso lo disociara de ser el encargado del turismo en el país).

Lo que en realidad no le gustó a Presidencia ni a los militares es la crítica velada que deja ver el secretario de el fracaso de la política antidrogas, el incremento exponencial de la violencia en las zonas turísticas del país y la nula voluntad de cambiar el rumbo en una estrategia que sólo ha logrado desde la época Calderonista, la militarización del país. O al menos así lo entendió el presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico, Plablo Azcarraga quién opinó que “la medicina implementada contra la inseguridad no ha funcionado” y que el gobierno “debe cambiar su estrategia”.

El tema de la legalización de la marihuana para uso medicinal y recreativo ya lleva mucho tiempo sobre la mesa, en el sexenio Foxista el ahora extinto Partido Social Demócrata llevó una propuesta de legalización de las drogas que recibió el veto presidencial (ironías de la vida que ahora Fox se sume al tren de la legalización, ya que se dio cuenta que puede hacer negocios con la hierba). En la elección del 2012, el candidato Cuadro, Gabrial Cuadri lo planteo en el debate y nadie le entró al toro por los cuernos. En CDMX se logró el uso medicinal de la marihuana sólo a través de un amparo (o sea, si es legal, pero no pa´todos).

Esta era la oportunidad de los precadindotes para mostrar su lado progresista y dejar en claro que escuchan propuestas de cambio, sin embargo, la dejaron pasar: “Chicken Little” Anaya de plano dijo que están pachecos si creen que el promovería eso de jalarle la cola al diablo (se le olvida que también es candidato del PRD, el partido de la interrupción legal del embarazo y de los matrimonios igualitarios).

AMLO guardó silencio, el silencio que siempre guarda cuando el tema no le gusta, cuando el tema lo revela como el conservador que es. Y Meade también calló, dejó que Peñita y militares fijaran su postura, o sea, a seguir con la militarización del país como “estrategia de combate a las drogas”.

Ojo, de los pseudo independientes, sólo el Jaguar Ríos Piter ha tocado el tema y al parecer, ya juntó sus firmas, quizás los progres ya tendrán candidato.

Cuando se despenalizó el uso de la mota en Uruguay, el carismático Pepe Mújica, entonces presidente de aquel país, dijo que él no sabía si esta estrategia resultaría o no, pero era otro camino y que si ese camino evitaría llenar sus calles de sangre, habría que tomarlo ¿alguien al norte del Ecuador se sentiría aludido?


BzWTE2RVUjwpZlXfzXZP.JPG

Miguel Perez

Si tienen comentarios y sugerencias para esta columna, pueden dirigirlos a mis redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/MikeEnElDivan/

Twitter: https://twitter.com/MikeEnElDivan

Correo electrónico: mperez_hernandez@yahoo.com.mx