VnNgTWuWXUnPVzN5C6ux.jpg

El 80% de los tres millones de habitantes de Armenia practica Ajedrez

Por: Administración
2018-09-24 21:57:30
23

Armenia.- "El ajedrez contribuye sin duda a que nuestros niños razonen mejor”, dice Serzh Sargsián, presidente de Armenia hasta el pasado abril. Todos los alumnos de 7 a 9 años lo estudian en horario lectivo (dos horas por semana) desde 2011. Es el deporte nacional, por encima del fútbol. Se calcula que 2,4 millones de habitantes sabe jugar hoy, y que serán casi 3 millones (100% de la población) en unos diez años.

Lo que el autor de este reportaje vio y escuchó en las dos escuelas que visitó en Yereván el pasado jueves da la razón a Sargsián, hoy presidente del Partido Republicano y de la Federación Armenia de Ajedrez. Dos niños elegidos al azar contestaron así a la pregunta de por qué les gusta el ajedrez: “Porque es difícil, es un desafío constante, que me obliga a pensar, pero al mismo tiempo me divierto jugando”, dijo Meri, de 8 años, en la escuela Jachatur Avodián 2. “El ajedrez me ayuda con las matemáticas, pero las matemáticas no me ayudan con el ajedrez”, respondió Aram, de 9, en un aula distinta.

Las respuestas de otros niños fueron igualmente asombrosas, tanto en ese centro como en el Eureka, y no solo cuando hablaban de ajedrez. Otro dato sorprendente fue que, preguntados por sus tres asignaturas favoritas en ambos colegios, una gran mayoría mencionó matemáticas y ajedrez. En una de las aulas visitadas, el maestro, Hayk, insistía mucho en lo siguiente cuando llamaba a un alumno a la pizarra tras plantear un problema de ajedrez a partir de una posición determinada (por ejemplo, cuáles son las peores jugadas que deben hacer las negras para recibir el jaque mate más rápido posible): “Lo que más me interesa no es la solución sino que me razones con detalle lo que tú crees que es la solución”.

Según el Instituto de Investigación de Ajedrez de la Universidad de Yereván los niños aumentan claramente su creatividad y mejoran su pensamiento lateral a partir del segundo año 

El método armenio consiste en impartir ajedrez en horario lectivo, con profesores específicos de ajedrez, para desarrollar valores y habilidades útiles en la vida normal. Es muy distinto al que se aplica mayoritariamente en un número creciente de colegios españoles: el ajedrez es una herramienta pedagógica transversal (por ejemplo, conectado con la inteligencia emocional) e interdisciplinar (en clase de Matemáticas, Lengua, Inglés, Historia, etc.) utilizada por los maestros de escuela sin quitar una hora a ninguna asignatura. El Instituto de Investigación de Ajedrez de la Universidad de Yereván ya ha llegado a algunas conclusiones provisionales; por ejemplo, los niños aumentan claramente su creatividad y mejoran su pensamiento lateral a partir del segundo año de ajedrez, no en el primero. Y estudiará las experiencias españolas para considerar la combinación de ambos métodos.

A los psicólogos entrevistados del citado instituto no les sorprende el resultado de un estudio realizado por sus colegas Ramón Aciego, Lorena García y Moisés Betancort, de la Universidad de La Laguna (Tenerife) en 2012: los niños ajedrecistas desarrollan más la inteligencia emocional que sus compañeros practicantes de fútbol y baloncesto, a pesar de que estos son deportes de equipo. Y al presidente Sargsián tampoco: “Me gustaría mucho que hiciéramos un estudio similar aquí con ajedrez, boxeo y lucha [deportes muy populares en Armenia]. Aunque los semblantes de los ajedrecistas durante una partida nos hagan pensar que carecen de emociones, yo creo que las tienen muy desarrolladas; es una de las razones por las que creo que el ajedrez es un gran complemento del ejercicio físico”. ¿Y cuáles son las otras? “Enseña a controlar situaciones de pánico, hacer cálculos, tomar las decisiones correctas en el momento oportuno y a resistir la tentación del primer impulso, por citar solo algunas”.

Efigie del campeón del mundo Tigrán Petrosián en un parque de Yereván. L. G.

A pesar de ser un país pequeño, Armenia es una potencia en ajedrez desde que Tigrán Petrosián, cuya estatua se ve en lugares destacados de Yereván, fue campeón del mundo (1963-1969). Muchos expertos pensaban que Levón Aronián sería el retador del actual campeón, el noruego Magnus Carlsen, en la final del próximo noviembre en Londres; pero, una vez más, el armenio acusó el tremendo peso del honor nacional sobre sus hombros. Sin embargo, los datos indican que pronto habrá más candidatos armenios: la Academia de Ajedrez es un edificio de 3.400 metros cuadrados en cuatro plantas que sirve de puente entre el ajedrez educativo y el deportivo; solo en Yereván hay 3.000 niños entrenados diariamente desde los 6 años en 15 escuelas de alto rendimiento (52 en todo el país), y quienes lo han estudiado desde 2011 como asignatura obligatoria ya suman 320.000; en cuanto se detecta un talento brillante, se propone a los padres que ese niño o niña se integre en la estructura deportiva. El torneo denominado Olimpiada Escolar de Ajedrez se disputa durante la mitad de cada año.

El presidente Sargsián siguió siempre que pudo las partidas importantes en directo por Internet mientras ejerció el cargo. Y varias veces viajó personalmente a las Olimpiadas de Ajedrez para animar a sus jugadores: “Normalmente, me limitaba a subrayarles la idea de que todo un país esperaba mucho de ellos. Pero una vez, en Dresde [Alemania] 2008, aproveché que uno de ellos, Gabriel Sargissián, hacía el servicio militar mientras yo era el ministro de Defensa para darle la orden de lograr un resultado muy brillante. Armenia ganó la medalla de oro por equipos, y Sargissián la individual”.

Fuente: Leontxo García / El País