HOt3S2I4qK7nZBXtOswH.jpg

La marihuana podría ayudarte a bajar de peso

Por: Administración
2018-11-16 12:35:32
139

El día en que la marihuana se legalizó en Canadá, hubieron varias noticias graciosas como las tiendas de comestibles que pusieron en oferta las golosinas y la niña que vendió galletas afuera de un dispensario y se le acabaron. Por muy divertidas que sean, estas historias ocultaron algo mucho más grande y sorprendente: la marihuana podría ayudar a las personas a perder peso.

La relación entre el peso corporal y el consumo de cannabis se ha aclarado en la última década. El Dr. Yan Le Strat, profesor de psiquiatría de la Universidad de París, en 2011 publicó un análisis de dos conjuntos de datos de encuestas de 2001 a 2003 en el American Journal of Epidemiology. El primero provino de la Encuesta Epidemiológica Nacional sobre Alcohol y Condiciones Relacionadas e incluyó a 43,093 encuestados. Se demostró que el 16,1 por ciento de los consumidores de cannabis eran obesos, en comparación con el 25,3 por ciento de los no consumidores. El segundo conjunto provino de una encuesta realizada por la National Comorbidity Survey – Replication. De las 9,283 personas que respondieron, el 17.2 por ciento de los consumidores de cannabis eran obesos, en comparación con el 25.3 por ciento de los no usuarios.

Curiosamente, los hallazgos fueron incluso más marcados cuando los usuarios con sobrepeso (los que fumaban marihuana más de tres veces a la semana) se compararon con los que nunca la usaban.

Una gran encuesta australiana de 2,566 jóvenes de 21 años encontró lo mismo. Una vez más, los consumidores de cannabis eran mucho menos propensos a ser obesos o a tener sobrepeso.

Le Strat se apresura a señalar que las encuestas solo dan una muestra representativa del tiempo y, como tal, "solo muestran una asociación y no prueban una relación causal".

Los cigarros de tabaco son conocidos por causar pérdida de peso, y los consumidores de cannabis muchas veces también fuman tabaco. Sin embargo, los descubrimientos persistieron incluso después de corregir el uso del tabaco.

Aun así, Le Strat está abierto a la posibilidad de que la pérdida de peso en los consumidores de cannabis no sea un resultado directo del cannabis. "Tratamos de tener en cuenta muchos factores, pero es poco probable que los hayamos capturado todos", dice. En su opinión, solo los datos experimentales, en lugar de una encuesta única, podrían ser un vínculo directo.

Afortunadamente, se podría decir que tal experimento existe. De 1996 a 2014, 21 estados de los Estados Unidos legalizaron la marihuana medicinal. Joseph Sabia es profesor de economía en la Universidad Estatal de San Diego y su equipo de economistas y estadísticos obtuvo datos del Sistema de vigilancia de factores de riesgo asociados con el comportamiento, una encuesta anual realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Analizaron los datos para ver cómo las tasas de sobrepeso, obesidad, consumo de alcohol, consumo excesivo de alcohol y actividad física cambiaban en cada estado con el tiempo y según cambiaban las leyes. En general, encontraron que la probabilidad de obesidad disminuyó en un 2 a 6 por ciento en los estados que aprobaron las leyes de marihuana medicinal.

El análisis de Sabia arrojó un par de posibles explicaciones sobre la pérdida de peso en los estados que legalizaron la marihuana medicinal. Los jóvenes eran menos propensos a beber en exceso. Tal vez reemplazaron la cerveza con cannabis sin calorías. Y las personas de mediana edad eran más propensas a hacer ejercicio. Quizás el cannabis medicinal hizo algo por todos esos dolores crónicos y dolores que podrían haberlos mantenido sentados en el sofá.

Sin embargo, nada de esto responde a la pregunta verdaderamente tentadora: ¿Fumar marihuana podría causar pérdida de peso directamente, independientemente de otras opciones de estilo de vida? Necesitaríamos un ensayo de control con placebo para responder a esa pregunta en humanos, y estamos lejos de verlo. Hay cientos de sustancias químicas en el humo de cannabis, de las cuales al menos 61 se cree que son exclusivas de la planta de marihuana. El THC y el CBD son simplemente dos de los más estudiados y conocidos. Los científicos médicos en Occidente prefieren realizar ensayos de control con placebo con componentes aislados en forma de píldoras. Hasta ahora, se ha probado la dosis alta de CBD en un ensayo clínico de pacientes diabéticos, pero no se observó pérdida de peso.

De hecho, en ausencia de un ensayo de control con placebo, se puede decir que nadie que no haya consumido cannabis anteriormente se beneficiará si empieza a hacerlo. Pero las pruebas de población no dejan ninguna duda de que las personas que ya están usando parecen haber descubierto una manera de hacerlo parte de un estilo de vida que les permita estar más delgados.

Fuente: Matt Strauss / VICE