0tVUD3h1zVRBZrxMAvDc.jpg

Pemex acusa a Moody’s de no entregar análisis con el que bajó calificación crediticia

Por: Administración
2021-07-29 15:39:21
155

SINEMBARGO.MX. Petróleos Mexicanos (Pemex) denunció que la calificadora Moody’s no entregó el soporte del análisis técnico ni de los cálculos de las proyecciones con las que determinó reducir la calificación crediticia de la empresa.

Pemex también acusó a Moody’s de tomar la decisión de reducir su calificación basada en “contradicciones metodológicas”.

“El comunicado que nos fue entregado el día de ayer con la notificación de la decisión de la reducción de la calificación no contiene las métricas de indicadores de solvencia o de métricas utilizadas para determinar y fundamentar la calificación crediticia”, expuso la empresa mexicana.

Pemex explicó en un comunicado que apeló la decisión de Moody’s por “contradictoria” ya que la calificadora reconoció los apoyos del Gobierno federal, pero vio un elevado riesgo de liquidez.

También aseguró que Moody’s negó la revisión, por lo que ratificó la baja de calificación crediticia de Pemex.

“Creemos que Pemex merece una respuesta transparente de Moody’s”, expuso la empresa mexicana.

La agencia rebajó el martes la calificación de Pemex de Ba2 a Ba3 con perspectiva negativa porque estimó que la necesidad de liquidez aumentará “en los próximos tres años debido a los altos niveles de vencimiento de deuda”.

Octavio Romero Oropeza, director general de Pemex dijo esta mañana que no está de acuerdo con la baja calificación.

El funcionario insistió en que el desacuerdo con la calificadora es “técnico y metodológico”, pero además lo consideró como “vergonzoso“.

MOODY’S RESPONDE

Por su parte, la analista Nymia Almeida, vicepresidenta senior en el Grupo de Finanzas Corporativas de Moody’s, aseguró que la calificadora sí consideró el aumento en la producción y en las reservas de Pemex para emitir la calificación de su deuda, pero igualmente la redujo debido a que la empresa estatal aún no puede generar los recursos por sí misma para pagar sus obligaciones financieras y mantener la producción.

Reconoció que la calificación no contempló de peso importante el acuerdo de la compra de la refinería de Deer Park ni la construcción de Dos Bocas, sino que la empresa no tiene la capacidad para generar una liquidez suficiente de cara a los altos niveles de vencimientos de deuda en los siguientes años, además de los altos recursos que requiere el negocio de refinación.

“Sí seguimos la metodología, no solo respecto a empresas petroleras como empresas de gobierno y también metodología de análisis de liquidez que fueron las bases principales para la decisión que tomamos ayer. Entonces, cumplimos con nuestra obligación de reflejar en la calificación los riesgos crecientes que vemos en el negocio de Pemex”, explicó Almeida.