gsyC5L6MfbSHuGUB7h83.jpg

Bloqueos y ataques, en Nuevo Laredo, Tamaulipas

Por: Administración
2020-04-02 20:06:45
137

Las balaceras, bloqueos y enfrentamientos no cesan en Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde sicarios del llamado Cártel del Noreste se enfrentaron con elementos de la Policía Estatal en diferentes puntos de la ciudad.

Cerca de las 9:00 de la mañana de ayer, sujetos armados a bordo de camionetas dispararon contra elementos de la Policía Estatal que se desplazaban por Prolongación Avenida Monterrey, entre Lago de Chapala y Municipio Libre.

Según medios locales, los sicarios del Cártel del Noreste intentaron emboscar a la comitiva de la Policía Estatal al estimar que ahí viajaba uno de sus mandos, al que pretendían asesinar.

Videos de locales comerciales o casas del lugar mostraron a una decena de vehículos, con sujetos armados a bordo, desplazarse mientras realizaban disparos contra los elementos de seguridad estatales. En el sitio, los civiles incendiaron una patrulla y una camioneta, situación que provocó pánico entre la población.

En paralelo, grupos de sujetos armados secuestraron camiones de carga y de pasajeros, los cuales atravesaron en importantes arterias viales de Nuevo Laredo como el Segundo Anillo Periférico, carretera a Piedras Negras, la Carretera Nacional y entre las calles Perú y César López Lara.

Los vehículos de los civiles armados estaban rotulados con las leyendas Cártel del Noreste y Tropa del Infierno.

Elementos de seguridad estatales, con apoyo del Ejército y de la Marina, se desplegaron en un operativo de búsqueda de los agresores, sin que se reportara la detención de alguno de ellos.

Nuevo Laredo cumplió cinco días de zozobra, ya que desde el domingo pasado sujetos armados han cometido diversas agresiones hacia elementos de la Policía Estatal, lo que ha provocado la muerte de un agente.

En uno de esos enfrentamientos fue abatido Hugo Alejandro Salcido, conocido como el Porras o el Pin Pon, jefe de sicarios de la célula denominada Tropa del Infierno, quien era considerado por los gobiernos de México y Estados Unidos como causante en gran medida de la violencia en la frontera.

Fuente: Jorge Monroy / El Economista