BUGj4RJfMXpGfQcr7m6Y.jpeg

Itzel Guevara retrata la vulnerabilidad y la ansiedad en libro

Por: Administración
2020-07-29 20:04:47
92

La autora veracruzana Itzel Guevara considera que el confinamiento ha provocado que en las personas acrecienten sensaciones de inseguridad y ansiedad, lo cual es el tema central de los 10 relatos que conforman Domingo de summertime (Paraíso Perdido, 2019), su más reciente libro.

“La cuarentena ha hecho que la ansiedad, la vulnerabilidad y la soledad muy visibles, las magnificó y nos ha obligado a ver hacia adentro. Las atmósferas de estos cuentos dan la sensación de esa solitud individual o acompañada, vacío y, además, la depresión y bajón del domingo, un clásico que el confinamiento hace que esté presente todos los días: actualmente diario estamos en domingo”, señaló Guevara a La Razón.

Entre los protagonistas de los cuentos —que Guevara iba a presentar en la Feria del Libro Universitario de Xalapa, pero que debido a la pandemia se canceló—se encuentran una florista que aspira a ser como Lady Di, una discípula de Janis Joplin y unas hermanas peluqueras. Súbitamente se ven enfrentados con sus heridas y malestares, los cuales les fueron evidenciados por una situación que rompió con su “normalidad”.

Guevara afirmó que su intención no es que el lector se dé cuenta qué tan vulnerable o solo está; sin embargo, a através de la lectura de las historias es algo sucederá, pues los relatos funcionan como “espejos” de los sentimientos. “Eso es lo incómodo, pero necesario de la literatura”, apuntó.

El tono de estos cuentos es de soledad, abordan el desamparo, el desconsuelo y sus personajes se enfrentan a un momento de vulnerabilidad profunda, lo cual es algo que a todos nos pasa porque a veces podemos tener muy claro hacia dónde vamos
Itzel Guevara, Escritora

“Mis protagonistas encaran un momento de vulnerabilidad profunda, lo cual es algo que a todos nos pasa. Ha ocurrido mucho con la pandemia y como seres humanos a veces no tenemos las herramientas para lidiar con ello y eso nos pone muy mal”, señaló.

Ejemplificó que ante estas circunstancias, mucha gente ha desahogado sus malestares con quienes los rodean, en vez de reconocerlos y tratar de trabajarlos.

“Estamos en un evento extraordinario en nuestra vida con el que nadie sabe cómo lidiar. De entre todos los futuros distópicos, jamás pensamos en una pandemia mundial que nos iba a tener encerrados por meses, nadie estaba preparado para ello.

“Es un ‘sálvese quien pueda’, donde cada quien emplea lo que tiene a la mano para intentar desahogar ese dolor: la agresividad, la autoflagelación, el querer reflexionar algo que desconoce y hasta volverse activista del Covid-19”, expresó la escritora.

Itzel Guevara compartió que decidió centrar Domingo de summertime en la vulnerabilidad debido a que es un sentimiento que personalmente detesta, “es algo a lo que le rehúyo y con lo que me peleo mucho”. Añadió que opta por abordar en su literatura temáticas difíciles para el lector.

“Me gusta tratar los temas que incomodan, hablar de lo que puede ser difícil para el público, y la vulnerabilidad es de lo más complicado para la gente: no nos gusta que nos perciban débiles o vulnerables, no queremos que los demás vean nuestras heridas y para ello nos las comemos antes de que otros las noten”, comentó.

  • El dato: Guevara también promociona su novela Una casa con jardín, que es protagonizada por una niña de ocho años, quien narra la ruptura de su familia.

Por este motivo, la veracruzana considera que la literatura es una excelente herramienta para que el lector abrace y aprenda a convivir con sus ansiedades y la vulnerabilidades, “pues de lo contrario mucha gente no escribiríamos”.

“Yo sí creo en el poder de las palabras y que cuando algo sucede hay que nombrarlo; decir las cosas como son. No es que leyendo o escribiendo las cosas se compongan, pero sí es el primer paso para sanar aquello que se teme nombrar y que se suele negar. La literatura abona”, concluyó.

Fuente: Raúl Campos / La Razón