s8kFu2b25TI6ojvXgYFt.jpg

Nueve detenidos por la decapitación de un profesor de secundaria cerca de París

Por: Administración
2020-10-17 14:08:20
138

Conflans-Sainte-Honorine —el municipio de 35.000 habitantes a 50 kilómetros de París, donde confluyen los ríos Sena y Oise y conocido porque durante años tuvo como alcalde al primer ministro Michel Rocard— se despertó este sábado con una sensación entre el espanto y la irrealidad. Un profesor de historia y geografía, que había dado clases sobre la libertad de prensa y las caricatura de Mahoma en la revista Charlie Hebdo, apareció decapitado cerca del Collège du Bois-D’Aulne, donde enseñaba. El primer golpe del terrorismo islamista al templo de la República que es la escuela cayó en una ciudad sin violencia ni conflictos sociales destacados, uno de esos lugares donde nunca pasada y la vida suele discurrir sin sobresaltos.

Nueve personas han sido detenidas en relación con la decapitación, el viernes en este mismo pueblo, de Samuel Paty, un profesor de historia y geografía en el Collège du Bois-D’Aulne, un centro de secundaria rodeado de campos para hacer deporte y en un barrio residencial de clase media en el extremo de la ciudad. De los nueve detenidos, cuatro son familiares del terrorista, un hombre identificado como Abdoullakh Abouyezidvitch A., nacido hace 18 años en Moscú y de origen checheno, que vivía en la población de Evreux —a 80 kilómetros de Conflnas— y residía legalmente en Francia como refugiado, según informó el fiscal antiterrorista Jean-François Ricard. No tenía antecedentes penales ni constaba en los registros de sospechosos. Entre los otros cinco figura el padre de una alumna que, en los días previos al atentado, agitó las redes sociales con mensajes contra el profesor, lo denunció a la policía y exigió su expulsión.

En un país acostumbrado por desgracia a los atentados islamistas —la matanza en Charlie Hebdo y en un supermercado judío en enero de 2015, que ahora se juzga en París, y los atentados de noviembre del mismo año en la sala de fiestas Bataclan y otros lugares de la capital—, la decapitación de Conflans-Sainte-Honorine tiene un carácter distinto. Por primera vez, el terrorismo golpea al corazón de la República, que es la escuela. Y por primera vez la víctima es un profesor que hacía su trabajo: educar a los futuros ciudadanos adultos. “No pasarán”, prometió el presidente, Emmanuel Macron.

“Ha ocurrido en Conflans, pero podría haber podido ocurrir en cualquier de Francia”. A Jeanine Vinouze, directora ya jubilada de otra escuela en la ciudad, exconcejal socialista en el Ayuntamiento y vecina del barrio, le tiemblan las manos y las piernas mientras habla. “Al principio creí que había habido un accidente. Después me di cuenta. Cuando entendía que era un profe y delante de la escuela… Es inimaginable, inconcebible.”

El misterio, y el motivo de un debate encendido en Francia sobre las condiciones que propician los actos terroristas, cómo una polémica entre padres y alumnos, y una campaña contra un profesor por hacer su trabajo, acabó en un crimen que reaviva la pesadilla de los ataques yihadistas de los últimos años en Francia. La investigación deberá determinar cómo el terrorista, que no era alumno de la escuela, fijó su atención en Paty y cómo llegó a localizarlo.

El profesor había recibido amenazas. Antes de perpetrar el crimen, el terrorista aguardó a la salida de la escuela y pidió a algunos alumnos información sobre la víctima. La Fiscalía Antiterrorista investiga el caso como un “asesinato en relación con un acto terrorista” y como una “asociación de malhechores terrorista y criminal”.

El viernes, hacia las cinco de la tarde, el profesor regresaba a casa cuando el terrorista le asaltó con un cuchillo de grandes dimensiones, le hirió en los brazos, la cabeza y el tronco, y le cortó la cabeza. La policía, alertada por un vecino, acudió en seguida. El asesino tuvo tiempo de tomar una fotografía del cadáver y difundirla en Twitter con un mensaje que reivindicaba el atentado. Los agentes le instaron a entregarse y, ante su negativa, y dispararon. El terrorista murió por los disparos de la policía.

Samuel Paty era lo que el escritor de principios del siglo XX Charles Péguy llamó los “húsares negros”, los soldados con tiza y pizarra que llevaban a todos los rincones de la nación los valores de liberté, égalité, fraternité, inscritos en la fachada de esta y de todas las escuelas de la República.

Los alumnos que este sábado acudieron a la escuela para deponer flores en memoria del maestro o para hablar con los psicólogos, le recordaban —el verbo recordar todavía se les hacía extraño: lo había visto menos de un día antes— con gratitud y emoción. “Era alguien sonriente y alegre, próximo de los alumnos y orgulloso de ellos. Siempre nos animaba a hacerlo mejor”, dice una de las alumnas de tercer curso, Elionor Do Nascimento, de 14 años.

El viernes era el último día de clase. Los alumnos del tercer curso en el Collège du Bois-D’Aulne en Conflants-Saint-Honorine se preparaban para las dos semanas de vacaciones de Todos los Santos. En la clase de tercero del profesor Samuel Paty se habló de asuntos diversos. De las desigualdades entre los países ricos y pobres, y también de la Segunda Guerra Mundial. Las clases de monsieur Paty eran así. Conectaba temas distintos, explica Do Nascimento. “Nos deseó buenas vacaciones y nos dijo que nos veríamos en el regreso a las clases”.

Fuente: Marc Bassets / El País