UL8xHnHvmA02hCaRSaBh.jpg

Muere el novelista británico John le Carré a los 89 años

Por: Administración
2020-12-13 19:26:39
280

El novelista de la Guerra Fría John le Carré murió a los 89 años, luego de una breve enfermedad, según dijo su agente este domingo.

El autor de Tinker, Tailor, Soldier, Spy ("El topo") murió de neumonía el sábado por la noche, dijo Jonny Geller, director ejecutivo de la agencia literaria Curtis Brown Group.

John le Carré era el seudónimo de David John Moore Cornwell, nacido en 1931 y considerado por muchos como el maestro de la novela de espías.

Geller lo describió como un "gigante indiscutible de la literatura inglesa" que "definió la era de la Guerra Fría y le dijo sin miedo la verdad al poder".

"No volveremos a ver a otro igual", dijo en un comunicado.

Vida oscura de los espías

Investigados meticulosamente y escritos con elegancia, muchos de sus libros llegaron a un público más amplio a través de adaptaciones cinematográficas y televisivas.

Le Carré se despojó del glamour y el romance característicos de las novelas de James Bond y más bien examinó la verdadera vida oscura y sórdida del espía profesional.

El autor retrató a sus espías como seres humanos falibles, plenamente conscientes de sus propios defectos y los de los sistemas a los que servían.

En el mundo crepuscular de los personajes de le Carré, la distinción entre el bien y el malnunca fue tan clara.

El autor trabajó en su juventud en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Reino Unido, como segundo secretario en la embajada británica en Bonn, Alemania.

En este puesto, trabajó en el departamento de registros de inteligencia y comenzó a recoger ideas para historias de espías en sus viajes entre el trabajo y el hogar.

El "famoso" George Smiley

Su primera novela, Call For The Dead, apareció en 1961 mientras trabajaba para el servicio de inteligencia.

Adoptó el seudónimo de John le Carré para evadir la prohibición de que los empleados del Ministerio de Relaciones Exteriores publicaran libros con su propio nombre.

La historia introdujo personajes que reaparecerían en novelas posteriores, incluida su creación más famosa, George Smiley.

La carrera de Le Carré como espía terminó cuando se convirtió en uno de los muchos agentes británicos cuyos nombres fueron dados a los rusos por el traidor Kim Philby, reclutado por la Unión Soviética a principios de la década de 1930 y quizás el agente doble más importante del siglo XX.

El británico Philby, que desertó a Moscú, se convirtió más tarde en la inspiración para el topo "Gerald" en "El topo".

Fue la tercera novela de le CarréThe Spy Who Came In From The Coldla que consolidó su reputación y le permitió dedicarse a la escritura a tiempo completo.

Publicada en el apogeo de la Guerra Fría, este libro desafió la percepción de muchos de sus lectores de que los espías occidentales estaban por encima de los trucos sucios practicados por sus contrapartes en el este.

La novela ganó el premio Golden Dagger por ficción criminal y se convirtió en una película memorable con Richard Burton en el papel del espía desilusionado, Alec Leamas.

Los libros de le Carré plantearon serias dudas sobre hasta dónde podrían llegar incluso las democracias para preservar sus propios secretos.

Argumentó que en un mundo donde el secreto oficial es omnipresente, la novela de espías desempeñaba una función democrática necesaria. Sostener un espejo, por distorsionado que sea, del mundo secreto y demostrar el monstruo en el que podría convertirse.

Irónicamente, le Carré se deleitaba en mantener el secreto sobre su vida personal, negándose durante muchos años incluso a reconocer que él mismo había sido espía.

Guardó celosamente su privacidad y viajaba solo y de incógnito cuando iba a investigar sus novelas.

Durante años rechazó entrevistas y sostenía que lo que escribía era "cosa de sueños, no realidad" y que no era, como parecía insinuar la prensa, un experto en espionaje.

"Hombre de gran ingenio"

En 2003, le Carré se unió a una serie de escritores que criticaron la invasión de Irak liderada por EE.UU. en un ensayo titulado "Estados Unidos de América se ha vuelto loco".

"La forma en que Bush y su junta lograron desviar la ira de EE.UU. de Bin Laden a Saddam Hussein es uno de los grandes trucos de la historia de las relaciones públicas", escribió.

Sus comentarios probablemente contribuyeron a las acusaciones de sesgo antiestadounidense por su libro de 2004 Absolute Friends, un examen de las vidas de dos radicales de EE.UU. de la década de 1960, que van haciendo las paces con su edad avanzada.

Jonny Geller, que representó al novelista durante casi 15 años, dijo que "su pérdida será sentida por todos los amantes de los libros, todos los interesados ​​en la condición humana".

"Hemos perdido una gran figura de la literatura inglesa, un hombre de gran ingenio, amabilidad, humor e inteligencia. He perdido a un amigo, un mentor y una inspiración", dijo también.

La Carré deja a su esposa Jane, con quien estuvo casado durante casi 50 años, y a sus hijos Nicholas, Timothy, Stephen y Simon.

La familia del autor dijo en un comunicado: "Todos lamentamos profundamente su fallecimiento. Nuestro agradecimiento al maravilloso equipo del Sistema Nacional de Salud en el Royal Cornwall Hospital por el cuidado y la compasión que le demostraron durante su estadía. Sabemos que comparten nuestra tristeza".

Fuente: BBC