¡Ay, 14!

Por: Patricia Garcés
2022-02-14 23:58:32
1527
Soundtrack para esta columna: “Cool” de Gwen Stefani:
And I'll be happy for you
If you can be happy for me
Circles and triangles
And now we're hangin' out with your new girlfriend
So far from where we've been I know we're cool”

 

  Queridas lectoras y lectores, ando sufriendo los efectos del 14 de febrero y pues lo de siempre, observando, pensando, analizando cosas que veo y escucho en la vida real y en la vida que son las redes sociales. Viendo las fotos de las flores, los chocolates, las cenas, las “pedidas de mano”, etc. Y entre esas publicaciones me encuentro con un collage que alguna persona hizo a bien crear y que varios de mis contactos compartieron. Dicho collage trae las fotos de un montón de parejas “famosas” que en su momento estuvieron involucradas románticamente y que ya no lo están. El objetivo, por lo que puedo entender, es la burla. ¿Por?

  La idea del amor romántico y la monogamia obligatoria nos hacen un montón de daño, nos enferman, nos meten en un sistema que asfixia y del que es muy difícil, prácticamente imposible, escapar.

  ¿Por dónde comenzar? Tal vez por invitar a quién me lee a la reflexión, lo normal en esta vida es tener varias parejas a lo largo de la misma, a menos que me digan ustedes que se casaron con Juanito su novio del kínder o con Petrita su novia de la primaria y que siguen juntos (as), cien por ciento felices y que por alguna razón que desconozco van a morir juntos (as) también, eliminando así toda probabilidad de que alguno (a) de ustedes se involucre con alguien más.

  Dicho esto, ¿niéguenme que se han dado al romance y al arte de conocer, besar, enamorarse, compartir ideas, versos, experiencias con más de una persona en su vida? ¿Qué tiene de malo? Es natural estar con alguien un tiempo y luego, por causas que pueden estar en nuestras manos o no, que esa relación termine y después de un tiempo (o muy rápido) se encuentren ustedes saliendo, conociendo, enamorándose de alguien más. Y ese ciclo se repite y se repite a lo largo de nuestra vida.

  Mi punto es, ya bastante difícil es terminar una relación romántica (por todo lo que implica) como para todavía tener que cargar con las expectativas de la sociedad que suponen que una ya no se puede enamorar de alguien más. O que es ridículo haber estado enamorada alguna vez de alguien y ahora estarlo de otra persona.

  Lo verdaderamente ridículo, lo verdaderamente problemático es quedarte en una relación romántica que ya es todo menos romántica. Quedarte en un lugar en dónde ya no te aprecian (o dónde ya no aprecias) solo por el “que dirán” o por las chaquetas mentales que tú o que la otra persona involucrada se quieran hacer, llámesele: “por los hijos”, “porque nos casamos para siempre” o por lo que gusten.

  Y ni siquiera les quiero contar lo ilógico que es para mí que algunas personas “borren” todo vestigio de la pareja anterior, como si nunca hubiera existido, como si con eso ya se borrara para siempre el hecho de que la relación SI existió.

  Las personas no son de nuestra propiedad, hay que tratar de domar el ego y entender que en ocasiones alguna persona que estuvo con nosotros románticamente un tiempo tal vez este mejor en manos de otra persona. ¿Por qué no desearle que le vaya lo mejor que le pueda ir en esa nueva experiencia? ¿Por qué no alegrarnos por él o por ella? Y como sociedad: ¿Cuándo dejaremos el afán de regodearnos en la miseria de los demás para sentirnos un poquito mejor?

  Señoras, señores: Si están ustedes casadas o casados con “el amor de su vida” muchas felicidades. Si creen que su pareja o que ustedes jamás tendrán otra relación, bien ahí. Pero no piensen, ni por un momento, que son moralmente superiores a otros por no tener lo que ustedes, porque como bien me lo dijo alguna vez una gran amiga: “Todas las parejas terminan, ya sea porque la relación se acaba o porque uno de los dos muere, pero todas terminan”.

  Y así las cosas.



FO2P5zN3Bz7GXXYbb2BD.jpg

Patricia Garcés

Reynosense. Licenciada en comercio internacional. Educadora sexual, Educadora y Consejera en Lactancia y Educadora en Salud Materna. Madre. #HomeSchoolMom. Sí, soy una de "esas feministas". Molestando a la humanidad desde 1976. Me gustan los perros. Nueva Karen por culpa de Ginger.

Correo electrónico: pat1228g@gmail.com

Tumblr: https://www.tumblr.com/blog/pat1228

Twitter: https://twitter.com/Pat1228