41FOtnd0IjzCUNu32cnl.jpg

Para poner fin a crimen, reactivar agricultura indígena: Sin Maíz no hay País

Por: Administración
2018-10-01 21:37:13
30

Para conmemorar el Día Nacional del Maíz, celebrado cada 29 de septiembre desde 2008, la campaña Sin Maíz no hay País exigió al poder ejecutivo sacar al maíz y al frijol del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y del Acuerdo Transpacífico; y aseguró que la única salida para desterrar la violencia y frenar la migración forzada, es reactivar la economía de la producción campesina indígena.

Ante el desastre que desde hace más de 30 años ocasionaron las políticas anti-campesinas, “la sangre derramada en esta tierra, las desapariciones -como las de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, junto al dolor ocasionado por el narcotráfico y la delincuencia organizada tiene una razón que se resume en la política de abandono y despojo de los territorios campesinos e indígenas”, se resaltó en un comunicado.

“Sin Maíz no hay País” afirmó que las políticas neoloiberales solo han protegido a la agricultura agroexportadora e industrial, concentrada en pocos estados y en pocas manos; “en tanto que la mayoría de las unidades campesinas e indígenas de producción han sido excluidas”.

La campaña aseveró que los campesinos pueden satisfacer la alimentación de toda la población mexicana si contaran con el “apoyo decidido” del gobierno, cuya responsabilidad también es “combatir los monopolios agroalimentarios para evitar el acaparamiento […] y la venta de alimentos de pésima calidad”.

Denunció que datos oficiales emitidos en 2017 por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) demuestran cómo cinco entidades del norte del país (Sinaloa, Chihuahua, Tamaulipas,Sonora y Jalisco) que tienen al 9% de las unidades productivas que existen en el país concentraron más del 40% delpresupuesto, mientras que en 16 entidades del país (la mayoría del centro y sur), donde se localizan el 42.6% de las unidades productivas sólo les llegó alrededor del 20% del presupuesto.

Aseguró que empresas trasnacionales extranjeras y mexicanas se benefician constantemente gracias a la oferta de “productos dañinos”.

Manifestó que de reintegrar al maíz y al frijol como base de la canasta alimentaria, sería posible construir un panorama a favor de los mercados locales, la cultura y la identidad, además de proteger el derecho del consumidor al prohibir la publicidad engañosa de la comida “chatarra”.

Llamó a los mexicanos a que demanden al gobierno federal a actuar en favor al derecho universal de alimentación, al dejar de litigar a favor de corporaciones; destinar subsidios gubernamentales a la agricultura campesina; sacar al maíz y al frijol del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y del Acuerdo Transpacífico; así como prohibir la siembra de maíz transgénico y el uso de plaguicidas, entre otros asuntos.

Fuente: Aristegui Noticias