Internacional
Última Actualización: Febrero 27, 2020
6le7LXMwCmKpJecvJVxP.jpg

La niña a la que su padre hacía reírse de las bombas escapa de la guerra en Siria

Febrero 27, 2020
49

A veces, los atajos de la guerra son caprichosos. Hace tan solo 11 días, Abdalla Mohamed, sirio de 32 años, grabó un vídeo de apenas un minuto en el que jugaba con su hija de tres años, Salwa, para tratar de sortear el trauma de las bombas. Abdalla, junto a su mujer y su hija, habían huido de la guerra en su ciudad, Saraqib, en la machacada provincia siria de Idlib. Pero las bombas seguían cayendo a lo lejos en su nueva localidad de residencia, Sarmada, a una decena de kilómetros de la frontera turca. Padre e hija jugaban en el vídeo a que aquellos estruendos eran fuegos artificiales lanzados por niños. La grabación llegó a Mehmet Algan, de 34 años, amigo turco de la familia. Este lo colgó en la red social Twitter y el impacto mediático fue inmediato. Tanto que ya este martes, la familia logró cruzar la frontera y dejar atrás Siria, como era su deseo.